Menu
Francisco Londoño Buenaventura

Santa Rosa de Cabal, Risaralda.
Carpintería y Ebanistería

 londonoscoffee@gmail.com
 314 5209632
 @londonoscoffee
 @londonoscoffee

“Tenemos la materia prima en el patio de la casa”, cuenta Francisco Londoño, refiriéndose al palo de café, el árbol que produce al año unos 500 millones de palos que terminan botados y quemados en Colombia. Su familia pertenece a una tradición de recolección de café desde hace más de 100 años y, además de la producción cafetera, su negocio fue, por años, la fabricación de puertas, clósets y cocinas para la casa. Pero un día, hace más de 15 años, ante la cantidad de madera que se desechaba tras las cosechas del Caturro y Castillo que se dan en su finca, se preguntó cómo se comportaría si se le tratara y se la llevó al taller. Desde ese momento está haciendo una cruzada para concientizar a los cafeteros y a la industria maderera para que utilicen esta materia prima increíble y que no tiene problemas de sostenibilidad y conservación, como otras sí. Reconoce que no es una madera fácil, que es supremamente densa y demandante, porque se raja fácil y puede chispear al secarse. También, que para sacar una pieza de unos 60 centímetros de ancho se necesitan como 20 tableticas de palo de café, para lograr un enchapado. Pero, para él, el esfuerzo vale la pena, porque al pulirla salen las más bellas vetas moradas, negras, amarillas o rojas y cada nudo que se revela muestra que de allí salió una rama que produjo café. Junto con su hijo Mauricio se ganaron la Bienal de Diseño de Artesanías de Colombia en 2014 lo que los ha llevado a hacer accesorios y muebles de palo de café para cafés, restaurantes y hoteles. Su vida se ha convertido en pasear por su finca, seguir descubriendo las bondades de esta madera en el taller y ofrecer demostraciones de barismo y cata para que, quien lo visite, pruebe las notas dulces de su Caturro Amarillo santarrosano.