Menu

Ruta Amazonas

El Amazonas siempre significará adentrarse en un territorio selvático, frondoso, indescifrable, mágico. El hogar del gigante, el Río Amazonas y sus mil brazos exuberantes, tan caudalosos como dulces y abrazadores. El paisaje de los árboles que alcanzan el cielo, el de los sonidos infinitos de la naturaleza, el del calor húmedo que se aplaca debajo del verde y con la tierra mojada. La vecindad con el Brasil. El territorio de los Tikunas, Huitoto, Bora, Yukuna, Miraña, Tanimuka, Murú y Muinane. La cuna de hábiles talladores de los árboles de palo sangre, insira o macacauba o de maderas blandas como el balso o el huito, así como de maestras de la tejeduría de canastos en palma de chambira y hacedoras de muñecas en telas de yanchama. También de bisutería con semillas de frutos de la región con los que hacen coloridos collares y manillas. Esta ruta propone un viaje que combina distintas experiencias, de río, de ciudad y una serie de asentamientos que viven entre lo urbano y lo selvático, que son interesantes de conocer. En cada una de ellas será fascinante ver de qué manera las comunidades indígenas viven sus tradiciones y nos invitan a que descubramos el poder de las cosmogonías de su mano.

Comienza un viaje lleno de historia

Amazonas

Temperatura: 21°

Te proponemos este recorrido

Leticia

Empezamos este recorrido por Leticia, capital amazónica que ha acogido a las comunidades indígenas que tuvieron que desplazarse de la selva por distintos motivos. Sorprende su capacidad de hacer chagras en medio del paisaje urbano y su resistencia a la hora de conservar sus costumbres y oficios. No dejes de pasar por el Parque Santander, conocido como el Parque de los Loros, con varias especies de loros y miles de periquitos Peliblancos, así como golondrinas migratorias entre febrero y octubre. Clave ir en la tarde porque es cuando llegan a descansar y salen de ese refugio en las madrugadas. Podrás visitar a Milena Vento y a su esposo James Marín en el Barrio Simón Bolívar, donde tienen su taller. Miena es, además, guía del Museo Etnográfico Amazónico, que es la misma Biblioteca Pública del Banco de la República y que vale la pena conocer. Con ella pueden programar una visita a Nuevo Jardín, la tierra de sus padres a media hora en lancha rápida, donde pueden descubrir cómo se extrae la yanchama. También pueden ir al Barrio Nuevo a visitar a Karine Dinorio, heredera de los fundadores de Macedonia y a la comunidad de Chingú, límite con Brasil y a 35 minutos del casco urbano, para conocer a Tráncito Rodríguez. Camino hacia las afueras de Leticia hay varias reservas naturales en donde se puede hacer un turismo responsable y que le aporta bienestar a las comunidades.


Los Kilómetros

Seguimos a esta zona que es conocida por todos como Los Kilómetros, asentamientos semirurales que las comunidades indígenas han ido fundando, en el Km. 6, Km. 11 o Km. 22, tan cerca de la ciudad como también próximos a su selva, lugar en donde han podido construir sus malocas y rendirle culto a la yuca dulce y la fariña, base de su alimentación, así como a los mil frutos con los que perpetúan sus rituales. El Kilómetro 22 es el hogar de Rosa Amelia Meicuaco, en Cihtacoyd, la Comunidad Del Cabildo Indígena Herederos Del Tabaco, Coca Y Yuca Dulce, un poblado en donde se asientan siete culturas indígenas distintas y en donde es posible conocer de su mano las tradiciones y fiestas que nos quieran compartir y con las cuales nos podemos sumergir siguiendo respetuosamente sus creencias. Presenciar sus bailes es un privilegio.


Nazareth, Macedonia y Puerto Nariño

Este es el punto para descubrir el río, transportarse por él y descubrir la vida ribereña de distintas comunidades, como Nazareth, en donde se puede presenciar el ritual del encierro de las niñas, así como programar una sesión de danzas y de cumbias Tikunas que son imperdibles. Es el hogar de la tejedora Credi Pereira, quien con generosidad comparte los secretos del chinchorro. El poblado que sigue es Macedonia, tierra de los talladores que han hecho famosa la madera de palo de sangre amazónico, una parada necesaria para ver cómo lo hacen los mejores maestros. Y cierra el paseo espléndidamente en Puerto Nariño, un refugio que sus pobladores han cuidado celosamente de la contaminación y que conserva río y selva intactos. Es, además, el lugar donde podrás ver a los delfines rosados. Ese será el escenario para conocer a algunas de las tejedoras más experimentadas de la región, como Alba Lucía Cuéllar y Pastora Guerrero.


Consulta Aquí

Viajes Fallabella



Reconocimientos de la Ruta



Sitios recomendados





La Medalla a la Maestría Artesanal es un galardón que Artesanías de Colombia entrega anualmente, con el cual se hace un reconocimiento a aquellos artesanos, empresas y comunidades artesanales que, contando con una trayectoria destacada, sobresalen a nivel nacional por su excelencia en el oficio así como por preservar el quehacer artesanal.