Menu

Ruta Camino de los Guanes

Pisar Santander es caminar su historia y sentir el ardor de su clima. Es entender el recio tacto del fique en sus relatos. La dureza de un material que alimentó por décadas a toda una región tejedora de costales para el café y que, a finales de los años 60, padeció la transición al material sintético cambiando el curso de su economía. Pero es, sobre todo, descubrir el carácter terco y firme de sus habitantes, resistentes a todos los obstáculos y listos para crear nuevas narrativas de sí mismos. Sus artesanos son eso: contadores de cuentos con las manos. Al recorrer su paisaje artesanal recordamos a los pobladores ancestrales de la provincia de Guanentá, los indígenas Guanes, de quienes son herederos del saber de la tejeduría y la alfarería. En este paseo por tres municipios, Curití, San Gil y Barichara, tendrás un baño intensivo en fique, bejuco, barro y piedra.   

Comienza un viaje lleno de historia

Imagen del mapa de Ruta Camino de los Guanes

Artesanos de la ruta



Artesanos de la ruta



Te proponemos este recorrido

 Recomendaciones

Agendar anticipadamente la visita con los artesanos.
Llevar dinero en efectivo.

 Días

7 días

Imagen de Curití

Curití

A 20 minutos de San Gil (12 kilómetros), llegarás a este pueblo de nombre bonito en el que una imagen se te grabará: ver el fique secándose al sol. Largas pelambres que cuelgan, blanquísimas, así como explosiones de color que luego decorarán nuestras casas a la manera de un tapete de nudo, hábilmente tejido a mano. En cada taller que te invitamos a conocer hay artesanos que dominan una técnica distinta y es emocionante verlos trabajar. Te proponemos dedicarle dos días a conocer a los seis artesanos de la ruta. Vale la pena verlos trabajar, pues tienen saberes bien distintos cada uno de ellos. El segundo día, puedes completar la experiencia artesanal yéndote, en un tuk tuk o mototaxi, de paseo a Pescaderito, una quebrada preciosa con varios pozos en donde puedes refrescarte y caminar entre sus rocas. Llegar a este municipio es muy sencillo, puedes hacerlo en taxi o incluso hacer el paseo en bus. La temperatura es más fresca que en el resto del departamento y es un encanto perderse en sus atardeceres colmados de corredores de neblina. No te olvides de probar el cabrito tradicional de la región, así como sus tremendas empanadas de arroz rellenas.


Barichara

De Curití a Barichara hay 33 kilómetros de distancia, más o menos una hora de camino; también puedes salir desde San Gil, de donde está a unos 40 minutos (23 kilómetros). Allí encontrarás el paraíso del descanso de Santander, enclavado en medio de un valle frondoso bordeado por el imponente río Suárez. En este destino podrías quedarte fácilmente una semana, destinándole dos días a conocer a los artesanos. Entrar a este pueblo es descubrir el tiempo detenido y entender por qué a sus habitantes les dicen “patiamarillos”, justo por el color intenso de su tierra naranja. Caminar por su empedrado a la sombra de los árboles es parte del plan, así como contemplar sus muros de tapia pisada, techos de ladrillos y casonas blancas que alimentan un paisaje armonioso que se ha ido sembrando con enamorados de otras procedencias que han vuelto cosmopolita a este pueblo, tal como lo vemos en su gran oferta gastronómica y al son de      los muchos idiomas. Es esencial probar la carne oreada, típica de la región y cómo no dejarse alcanzar por el olor del tabaco en alguna de sus esquinas. Imperdible la visita a la Fundación San Lorenzo de Barichara, para maravillarse con la fabricación de papel; el día que hagas ese paseo podrías visitar también a los artesanos que habitan en el centro del pueblo. Y a los que viven en las veredas aledañas puedes visitarlos al día siguiente. En este destino tendrás la oportunidad de descubrir a maestros tejedores, talladores y ceramistas de tradición que no harán más que reafirmar la identidad de este pedacito de tierra. 

Imagen de Barichara

Imagen de San Gil

San Gil

A dos horas y media de Bucaramanga (99 kilómetros) y atravesando el imponente Cañón del Chicamocha, esta es la ciudad epicentro de esta ruta e incluso puede ser su dormitorio y, así, puedes ir a Curití y regresar a dormir a esta ciudad, provista de una variada oferta hotelera y gastronómica. Desde San Gil se pueden planear todas las visitas a los pueblos vecinos, así como disfrutar allí mismo de los muchos planes de ecoturismo y turismo de aventura por la cual se ha vuelto famosa esta cabecera municipal. En un día y medio, alcanzas a hacer rafting por los ríos Fonce y Suárez; es algo que hay que vivir alguna vez en la vida, así como pasear entre las ceibas y los más de 1.800 árboles gallineros del Parque El Gallineral. También puedes nadar en sus piscinas naturales. Es una ciudad verde. No dejes de ir a la plaza de mercado para probar su sopa de mute, las famosas arepas santandereanas y la tradicional pepitoria. 


Reconocimientos de la ruta

Medalla Pueblo Patrimonio

Pueblo Patrimonio
Barichara, Santander


Medalla Maestría Artesanal

Sitios recomendados

Imagen con leyenda del mapa





Pueblo Patrimonio

La Red Turística de Pueblos Patrimonio de Colombia es un programa especial del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, ejecutado por FONTUR, que trabaja con 17 municipios de Colombia que poseen declaratoria de Bien de Interés Cultural (BIC) a nivel nacional para su valoración y proyección mediante el turismo, generando así más oportunidades de desarrollo y sostenibilidad en las comunidades.

La Medalla a la Maestría Artesanal es un galardón que Artesanías de Colombia entrega anualmente, con el cual se hace un reconocimiento a aquellos artesanos, empresas y comunidades artesanales que, contando con una trayectoria destacada, sobresalen a nivel nacional por su excelencia en el oficio así como por preservar el quehacer artesanal.


Denominación de Origen

Es un signo distintivo que identifica productos reconocidos o famosos por tener una calidad o características específicas derivadas esencialmente del lugar de origen y la forma tradicional de extracción, elaboración y producción por parte de sus habitantes. La protección conferida sobre una Denominación de Origen implica que ninguna persona puede identificar con la denominación protegida productos iguales o similares a los amparados, cuando no provengan del verdadero lugar y no cumplan con las características o calidades que le han dado la reputación al producto reconocido. Las Denominaciones de Origen para productos artesanales colombianos que han sido protegidas por la Superintendencia de Industria y Comercio en nuestro país son actualmente 12.