Menu

Diego Viviescas Gómez

Taller: Canastos Don Nico
Oficio: Cestería
Ruta: Ruta Camino de los Guanes
Ubicación: Barichara, Santander


CONTACTO

  Finca buenavista vereda el caucho a 3.5 km de casco urbano
  3103244326
  viviescas227@gmail.com
  @canastos_don_nico
  @canastos.donnico

Le dice papá a su abuelo Nicodemus Viviescas. Y celebra los 91 años que vivió en cada una de las palabras que hablan de él, al recordar cómo lo acompañaba a regar sus frutales consentidos cuando era un niñito y apenas podía cargar una “pimpinadita” de agua. También sonríe al contar cómo hablaba, y se reía, mientras adoraba decir que a los 78 se había convertido en tejedor después de una vida dedicada a la agricultura y a la construcción de cercas en piedra.

Curioso como lo era don Nico, un día luego de probar numerosos tipos de bejuco, descubrió que el Pedro Alejo, ese que tiene flores moradas, era la fibra más flexible para hacer los potentes canastos que hoy son una marca de Barichara. Es la mejor herencia que le dejó, la disciplina y el afecto por lo que se hace, un trabajo manual que no se cansa de explorar su belleza y posibilidades.

Diego se sabe afortunado de haber estado detrás de esos experimentos de su abuelo desde 2008, cuando apenas era un quinceañero. Habla con conocimiento de causa del proceso de tejido y cuenta que el bejuco de corral resultaba flexible pero era bastante irregular, que el guaquillo o cucharillo es muy fácil de moldear pero al secarse quedaba endeble, que a la espuela de gallo le ganaba el gorgojo y que el costillón astillaba demasiado.

Por eso el Pedro Alejo. Con él aprendieron a tejer haciendo las trabas necesarias para darle la estructura firme que necesita el canasto. Hoy, están probando con nuevos productos, varios de los cuales son lámparas, tanto para la pared, como grandes para colgar de los techos. También están empezando a participar en ferias artesanales y, gracias a sus estudios en Ingeniería Industrial, quiere inventarse un modelo logístico enfocado al transporte de artesanías para seguir expandiéndose. Porque el impulso de esta familia es imparable y con él el relevo generacional es ya un hecho. Don Nico seguirá vivo.

Artesanos de la ruta

Artesanos de la ruta