Menu

William Contreras

Taller: Artesanías Lourdes y museo tejiendo tradición
Oficio: Tejeduría
Ruta: Ruta de la lana
Ubicación: Cucunubá, Cundinamarca


CONTACTO

  Carrera2#3-14 Parque Principal
  3112455506
  willydj2012@gmail.com
  @tejiendo_tradicion
  @tejiendo_tradicion

William Contreras continúa tejiendo en los dos telares horizontales que le heredó su abuelo Julián. Y es que para su familia el tejido ha sido una tradición ancestral, al punto de que su taller es hoy un museo, uno vivo, en una casona colonial donde se lleva a cabo la práctica de la hiladuría y el tejido.

William arrancó a los seis años haciendo cañuelas y devanando la lana que su padre Ulpiano de Jesús utilizaba para tejer mantas y ruanas. Luego empezó a subirse al telar, a practicar el movimiento de la máquina y a observar la manera en la que la urdimbre y la trama se unían para crear prendas de lana. A los catorce años sintió que estaba listo y tejió su primera manta. Y se convirtió en un gran artesano como sus predecesores.

Tiene ese recuerdo grabado de la infancia en donde se veía que en cada casa del pueblo se tejía, y lo hacían desde el más pequeño hasta el más grande, como una muestra de respeto con los abuelos. También que los mayores se iban los miércoles para Bogotá y a Chiquinquirá a llevar la mercancía tejida de jueves a martes, ininterrumpidamente. Han pasado años desde entonces.

Hoy cuenta que lo que más disfruta hacer son los paños, con diseños de espina de pescado o en gallineto. También hilar con alpaca, mezclar fibras de algodón con fique y probar su maestría con las ideas de los diseñadores de moda con los que han hecho colaboraciones, como María Luisa Ortiz, Ángel Yañez o Ricardo Pava, entre otros.

Sabe que el oficio debe transmitirse porque si no corre el riesgo de perderse, por eso su interés en que se conozca a través del museo. Quiere ver la casa donde teje colmada de niños de colegio, para que vean cómo es que se hila una ruana, un paño, y para que descubran el trabajo inmenso que hay detrás de lo que usan a diario.

Y claro, estar abierto a la moda, porque es allí en ese terreno de la innovación y el diseño donde su trabajo puede seguir encontrando nuevos horizontes y seguir así retando su propio quehacer creativo.